Biografia

 

José Miguel Fuertes Gil

Daroca – Zaragoza 1953

Estudia dibujo y pintura en la Academia Cañada de Zaragoza y en 1979 obtiene la Licenciatura de Bellas Artes en la Facultad de San Jorge de Barcelona. En 1997 es nombrado Catedrático de Dibujo.

En la década de los 80 se interesa por la figura en bulto redondo con eliminación formal, para seguir con la valoración del hueco y la estilización de la figura. Acrecienta su interés por la talla directa en madera y piedra, enfatizando en el hueco y la curva, hasta desembocar en la abstracción en 1986.

Entre 1987 y 1991 transcurre el primer arco de sólida consolidación abstracta. Empleando diferentes materiales plásticos, las formas, de gran vigor, poseen un deliberado toque rústico o acrecentando el refinamiento. Durante este período termina la serie Peirones, basada en la arquitectura popular aragonesa con la columna-torre situada en los caminos o a la entrada de los pueblos. Conjunto de esculturas de hierro pintado de negro que combina con pizarra o alabastro. Muy filiformes, tienen una base como el peirón y lo rememora como si fueran torres vigía, pero sin función práctica. El mismo año 1992 termina otras obras que sólo tienen el arco, aquí apuntado, como punto en común con el peirón. Hechas casi siempre con alabastro, también emplea arenisca, piedra de Calatorao y madera.

Su serie Flexus Vitae se exhibe el año 1998 en el Torreón Fortea de Zaragoza. Realizada fundamentalmente con materiales pétreos. Esculturas abstractas que palpitan desde un impecable refinamiento, esa mezcla de lo pulido y de la piedra en estado natural o sólo pulidas, que atrapa el espacio a través de la contención formal, de tal manera que las sensaciones se lanzan mediante sugerencias. Violencia y quietud, formas ancestrales de una inquietante capacidad evocadora.

Continúa este estudio formal con las series Inter Silentia y Silentia Germinalia cuyo hilo conductor es la forma ahusada a modo de semilla, figura generada en base a dos curvas opuestas –nacimiento y muerte-.

La serie Capsas realizada en 2002, cuyo punto de partida es la reflexión plástica sobre un acto físico – el momento de embalar las piezas- con el mundo de la memoria y los recuerdos. Estas capsas pertenecen a un universo intimista por su intención, no encapsulan nada, nos muestran su contenido y desarrollan un lenguaje biomórfico, de dialogo entre lo geométrico y lo orgánico con mínimas alusiones a la cotidianidad.

Durante estos últimos años se dedica con mayor énfasis en colaboraciones de muestras colectivas y certámenes, a su vez participa en colectivos por y para el arte y la cultura.

En 2012 realiza la serie Atalayas, esculturas–torre, basadas en el Hectapoemario del poeta Ildefonso Manuel Gil, estas propuestas están llenas de matices: las letras culminan la pieza, pero también se extienden por ella. Son el libro y las páginas del libro, y son una escala hacia la cumbre de la creación.

En 2013 el proyecto “Territorii Cunae” es diseñado desde la perspectiva de HABITÁCULO-NIDO, construido por la mano del hombre, nidos cuya visualización externa está relacionada con elementos plásticos propios de nuestro mundo contemporáneo.

Estas estructuras-nido, de configuración industrial y de muy diferentes formas y llamativos colores, se organizan según la geometría constructiva de los nidos de las golondrinas. Adoptan la apariencia de cuartos y octavos de esferas dispuestas para adosarse a los muros bajo los aleros de las casas junto a otros nidos orgánicos.

Esta instalación representa, de forma metafórica, una llamada a la recuperación y el asentamiento de la población en el medio rural. En verano de 2015, realiza el proyecto “Ars Gratia Artis” (Entre lo observado y lo sentido). Esta propuesta se presenta en dos escenarios.

1.- PLANOS SOBRE EL PLANO, planteada a modo de palimpsesto como instalación que emplea el suelo como soporte para representar la disposición de las formas arqetípicas de los tres elementos geométricos básicos -triángulo, cuadrado y círculo- en posición horizontal, estas figuras se encajan y se apoyan en los puntos de tensión de cada configuración gráfica sobre las entalladuras realizadas en rocas de carácter orgánico. En sus perímetros se disponen a modo de plano una serie de manto geometría de gravas que enmarcan el conjunto. La visual ortogonal del conjunto de estos símbolos nos remite a la figura antropomórfica.

2.- EL DINAMISMO DE LA APARIENCIA resuelta en soporte vertical y aéreo empleando pequeños cilindros torneados irregularmente y situados en disposición tal que en apariencia formal contribuyen a la representación gráfica y dibujística de los tres elementos euclidianos, de acento claramente constructivista. En el espacio, sus estructuras dinámicas refuerzan su liberalismo estético.